Cocina abierta o cerrada: Pros y contras.

¿Alguna vez te has planteado reformar tu vivienda para abrir tu cocina?

Una de las dudas más recurrentes en el interiorismo y en especial cuándo trabajamos en vuestro proyecto de reforma es: ¿Debería abrir la cocina al salón? Vamos a analizar los pros y contras de una cocina abierta o cerrada.

Cocina abierta o cerrada: pros y contras

Empecemos por las ventajas:

  • Amplitud: Al comunicar espacios y eliminar tabiques divisorios ayudamos a dar sensación de amplitud. Esto es, sin duda, un gran punto a favor en las cocinas de pequeños tamaño.
  • Luminosidad: Una de las grandes ventajas de las cocinas abiertas es la luminosidad que se consigue, al fluir la luz por todo el espacio. En cocinas sin ventilación natural es un gran punto a favor.
  • Interacción: Una de las grandes ventajas de las cocinas abiertas es, en mi opinión, la interacción entre espacios. Al estar unidas al comedor y al salón facilitan la vida y la comunicación familiar o entre invitados.

A pesar de que en lineas generales funcionar mejor las cocinas abiertas hay una serie de desventajas que debemos tener muy en cuenta a la hora de valorar si abrir nuestra cocina.

  • Desorden: En las cocinas abiertas todo está a la vista y el desorden posterior a cocinar no va a ser menos. Al ser un espacio integrado tendrás la sensación que todo tu espacio está desordenado.
  • Obra: Si actualmente tienes una cocina cerrada y decides convertirla en un espacio abierto, debes saber que requiere de una obra que lleva tiempo y que puede traer sorpresas en algunos casos nada agradables. Esto es principalmente porque una cocina tiene una serie de instalaciones que hay que tener muy en cuenta ( fontanería, electricidad, pavimentos a distinto nivel…)
  • Ruidos y olores: Para mí, uno de los grandes inconvenientes de las cocinas abiertas. Las cocinas son un espacio donde se genera mucho ruido por lo que puede ser bastante incómodo si estás, por ejemplo, disfrutando del salón. En lo que a los olores se refiere, tiene una solución bastante «sencilla» invertir en una buena campana extractora y hacer buen uso de ella es vital para evitar inundar el resto del espacio.

Si bien es cierto que por norma general, todos preferimos las cocinas abiertas, si no terminas de atreverte con ella hay una solución «intermedia» : las cocinas semiabiertas. En varios de los proyectos que hemos realizado en el estudio hemos incorporado muretes a media altura con cerramientos industriales en hierro. Estos, permiten abrir visualmente el espacio gracias al vidrio y, sin embargo, mantendríamos un espacio independiente.

Si tras de analizar los pros y contras de las cocinas abiertas, decides darle una vuelta a tu cocina no olvides que tanto con el asesoramiento online como con el proyecto de interiorismo podemos valorar todas las opciones que tú vivienda nos dé.

Y vosotros, ¿sois más de cocina abierta o cerrada?¿ Os plantearías abrir vuestra cocina? Os leo 🙂

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.